... ... Comunic-Arte

.

Hoy es

Seguidores de este blog

.

Google
 

domingo, 8 de junio de 2008

Romuald Hazoumé - Arte Africano







Romuald Hazoumé

(Porto-Novo, Benín, 1962)

Se dedicó a la escultura y la pintura, profundizando con sus obras en mitos y tradiciones de su patria y denunciando la malas condiciones de vida y la falta de protección hacia los habitantes de Africa.

A mediados de la década de los 80 comenzó a experimentar en la escultura con objetos de metal y plástico. Su temática se refiere generalmente a las injusticias de su país en la costa africana. Avaricia, esclavitud y pobreza son temas reiterados en su obra.


Ha dicho; “Ser artista es responder a un cuestionamiento, y mis respuestas ya no me satisfacían. Era necesario que fuera a la fuente para comprender por qué teníamos esta actitud, este fatalismo… Comprender por qué mis antepasados Yoruba hacían máscaras: esto es lo que me impulsó a hacer kaeletas (máscaras). Era necesario ver lo que había detrás. Me sumergí en el Fa, del suroeste de Nigeria al sudoeste de Ghana, se recorre la región del Fa. El Fa es la geomancia adivinatoria que permitía conocer el futuro.
Después de esta nueva etapa de mi recorrido, regresé a las máscaras bidones.
No hay ninguna calle en Benín donde no se encuentre un bidón, del mismo tipo que utilizo: el bidón del traficante de gasolina. Porque en Porto Novo, el tráfico de gasolina está por todas partes”.

Sus máscaras están realizadas con envases plásticos de desecho, particularmente de gasolina. Revelan la visión crítica de Hazoumé sobre los sistemas políticos. Comenta sobre su obra: “Devuelvo a Occidente lo que les pertenece, es decir, la basura de la sociedad consumista que nos invade cotidianamente.”



Ha exhibido en Europa varias instalaciones en base a barriles, combinando vídeo, sonido, olores y objetos reciclados que repetidamente aluden a la desprotección que sufre la gente en su país, donde "se los obliga a encontrar su propia forma de sobrevivir". Su obra expresa algo así como "cuida de ti mismo porque ningún otro lo hará". Los barriles son utilizados para contener combustible en Benín y son, con frecuencia, causa de explosiones con consecuencias fatales.

Una de sus instalaciones es el carro de un vendedor del mercado, donde antes colgaban productos recientemente manufacturados, a la espera de ser consumidos, ahora encontramos restos de embalajes vacíos y materiales gastados -los escombros del mecanismo capitalista y una metáfora sobre el vacío del mundo material.



La serie de trabajos que resultaron de su experimentación recibió una exitosa crítica y ha participado en numerosas exposiciones internacionales, desde 'Out of Africa' en 'Saatchi Gallery', hasta las más recientes de ellas, 'Menil Collection' en Texas y su participación en 'Africa Remix', que le ha llevado a destacadas galerías en Düsseldorf, Londres, París y Tokio.



En 2007, presentó una instalación en el Aue-Pavillon de “documenta 12” (la exposición de arte contemporáneo más importante del mundo que se realiza cada 5 años en Kassel, Alemania, dura 100 días y tiene como objetivo reunir los ejemplos más representativos del arte del momento).



“La Boca del rey” es una instalación compuesta por 304 envases de gasolina, y el título proviene del nombre del estuario del río Couffo que los portugueses llamaron “a boca do rio” (desembocadura del río), nombre que los franceses transformaron más tarde en “boca del rey” por desconocer el idioma portugués.





Consta de 304 máscaras, 302 esclavos bajo los órdenes de un rey africano y uno europeo. El navío formado fue inspirado por un grabado del siglo XIX que representa un barco de transporte de esclavos de la época.



Esta obra es portadora de un mensaje simbólico y político. Plantea que ha surgido una nueva forma de esclavitud, vinculada a los desafíos económicos y a una fuente de trabajo de los benineses: la gasolina Acumulada en bidones, bombas en potencia , son transportadas a diario en ciclomotores, por "héroes de la supervivencia".





Si bien la práctica de la esclavitud ha cambiado ,
permanece en el peligro de este "billete de ida hacia la tumba".

"La Balada del Negrero", poema escrito en el año 1686, recorre la obra de Romuald Hazoumé.










En esta instalación, un ruido de fondo que parece emanar de las propias máscaras. Es una letanía de nombres de esclavos y una improvisación de cantos alternados, de "lamentos" o plegarias a las divinidades yoruba para que cese el sufrimiento de estos hombres que "no saben a dónde van".

fuente: Revista de Artes