... ... Comunic-Arte

.

Hoy es

Seguidores de este blog

.

Google
 

miércoles, 20 de mayo de 2009

Mario Benedetti


"Después de todo, la muerte es sólo un síntoma de que hubo vida"
Mario Benedetti
Cuando alguien afirma ésto, no podemos permitirnos llorar la muerte del gran escritor. La muerte en Montevideo el 17 de mayo de 2009 no es más que la confirmación de la existencia de un ser comprometido con la ética, la sociedad y la constante reconstrucción del Amor.
Mario Benedetti, nació el 14 de Septiembre de 1920 en la localidad uruguaya de Paso de los Toros. Su nombre completo era Mario Orlando Hamlet Hardy Brenno Benedetti Farugia, y se lo reconoce como uno de los más grandes representantes de la Generación del 45, la “Generación Crítica”, con una producción de más de 80 libros.
No siempre fue poeta, pero siempre fue un hombre de hacer. Desde los catorce años empezó a trabajar y en aquel momento lo hacía en una empresa de repuestos para automóviles. El incansable espíritu del poeta también se canalizó en taquígrafo, cajero, vendedor, librero, periodista, traductor, empleado público y comercial. Estos múltiples oficios quizás son los que acercan la los versos del Autor a la realidad cotidiana de América Latina. Su primer libro de poesías lo publica en 1945 con el nombre de "La víspera indeleble".
Durante toda su vida, Benedetti ha vivido como cada verso que escribió. En su último libro publicado ya presentía y hasta ansiaba la oscuridad definitiva.
El poeta del amor hizo contantes referencias a la soledad en la que estaba inmerso desde el 2006, año en que falleció su compañera por décadas, su amada Luz: «Acontece la noche y estoy solo/ cargo conmigo mismo a duras penas/ al buen amor se lo llevó la muerte/ y no sé para quién seguir viviendo».
La vida de Benedetti también estuvo marcada por un fuerte compromiso político. Varias veces viajó a Cuba por su simpatía con la Revolución Cubana. Ese país, incluso, fue uno de los destinos de exilio. En los años de regreso a su país natal, el autor vivió un proceso al que denominó “desexilio” y siempre mencionó que: "La experiencia del exilio me convirtió en otra persona, más alerta, más enterada del mundo" (Diario El País). Su militancia también se canalizó en el Movimiento de Liberación Nacional - Tupamaros, dentro del cual participó en la fundación del Movimiento de Independientes 26 de Marzo, una agrupación que pasó a formar parte de la coalición de izquierdas Frente Amplio desde sus orígenes. Mario Benedetti fue representante del Movimiento 26 de Marzo en la Mesa Ejecutiva del Frente Amplio desde 1971 a 1973, sin embargo, esta alternativa se vio frustrada por la fuerza.
Desde un pensamiento totalmente personalista, afirmaba creer en un dios personal, que es la conciencia. En su concepción del más allá, incluía un tiempo y un espacio para, por fin sin interrupciones mundanas, dedicarse solamente a escribir.
Leer a Benedetti es encontrarse con un texto sencillo, un lenguaje cotidiano y una hermosa combinación de palabras para describir el amor, la soledad, las esperanzas y frustraciones. Benedetti pudo lograrlo por dirigirse al hombre y la mujer del presente.
En sus propias palabras:
"No escribo para el lector que vendrá, sino para el que está aquí,
poco menos que leyendo el texto sobre mi hombro".
Joan Manuel Serrat poniendole música a sus palabras:

2 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

compañero Benedetti.. hasta siempre

bello homenaje

un abrazo solidario

saludos fraterno
un beso

jorgetejera dijo...

¡Hola,...leí bién..?...no siempre fue poeta..'? já ,lo seguirá siendo por mucho,mucho tiempo...
Saludos, espero que no nos veamos solo en los velorios...
mi más sentido...
jorge